martes, 19 de septiembre de 2017

LIMITE UNO: EL AMOR


Recuerdo
tu vientre de pantera
destrozado.
Mis dientes.
Tus garras
hechas cenizas en mi rostro.
Tu ferocidad perfecta detenida
en mi belleza perfecta.

Recuerdo el agudo violín
entre tus piernas
sexo desesperado
intentando
los sonidos del cielo
tensando infinitamente
hasta no poder más
tu cuerpo en el espacio
para alcanzar
los bordes de mi voz.
Yo cantaba
como si fuera natural
en el hombre cantar.
Registrar lo sublime
y tu música
alta como las cumbres
que nacen
por encima de las cumbres
nieve dolorosa y eterna
tu música
se detenía para caer
sinfonía final
descuartizada bruscamente
tragada por el temblor
oscuro de mi canto.
Yo tocaba el tambor
y la volvía loca.
Cuando se volvía loca
y no le importaba
ya la música
se perfumaba para mí
y conversábamos
de lo difícil que es cantar.
Bebíamos alcoholes
bebíamos alcoholes y fumábamos
lentamente nuestras miserias.
Ella me decía y yo le decía:
Quiero inundar
con mi locura el universo.
Y más allá ¿qué harás?
después del universo.
Ella se quedaba en silencio
y yo le decía:
Esta mañana te hizo mal jugar
a ver quién llegaba más alto
con su canto.
Le acaricio la frente y le digo
ni te llegué a ganar
dejaste de jugar a lo sublime
asustada por el temblor
de esos tambores de la selva,
sonando en pleno cielo.
Ella hacía una mueca
y yo me quedaba en silencio.
El viento rozaba
levemente nuestros cabellos
y ninguno de los dos
conocía el desenlace.
Cuando no sabíamos qué hacer
fumábamos
y era divertido cuando fumábamos
ver cómo el humo
formaba a su alrededor,
delgadas columnas de cristal
varas finísimas
de mimbre y de marfil
para que su cuerpo
tuviera esa presencia
iluminada y cantarina
y a la vez esa lejanía.
Ella me decía y yo fumaba,
para que no faltase el humo
en la construcción de su grandeza.
Cuando fumamos
te pones como un idiota,
no haces otra cosa que mirarme
y me avergüenzo
y deseo escuchar
el estallido de mi deseo
y te veo ahí
tan callado en tus ojos
y soy atrapada
por el leve murmullo de tus versos
como cuando jugábamos esta mañana
a lo sublime y no lo puedo creer.
Dime ¿quién eres?
la calma del mimbre
o la belleza del marfil.
Orangután sin voz
o cristalino
canto inolvidable.
Y se agarraba la cabeza
con las dos manos
y se zambullía en mí
como en el mar
gritando
almeja delirante
no puedo más.
Se retorcía en mi vientre,
buscando pez compañero
divinidad marítima
que le mostrara
los secretos del mar.
Se alimentaba con mi semen
y a ratos
levantaba la cabeza para decir:
Todo es hermoso. Gracias.
Yo
iba saliendo de mi sopor
como podía.
Ella
acurrucada pequeña
grandiosa en mi vientre.
Su belleza perfecta
detenida
en mi ferocidad perfecta.
Yo le decía
mientras ella agonizaba:
Ahora que estás muerta
quiero que bailes como bailan
los peces en el mar
las noches que lo poético
invade sus entrañas.
Ahora que estás muerta
quiero que bailes para mí
una danza de amor
y nada de vuelos nocturnos
hoy
nos quedaremos
a dormir en casa.
La sacudo
para que abra sus ojos
la levanto en mis brazos
y la tiro contra el techo
de la habitación
y ella
cae varias veces
pesadamente al suelo.
Se terminó el juego
me digo
ella está muerta.
Y comienzo a buscar
con mi boca en su cuerpo,
el diamante perdido.
Y sus movimientos
vuelven a ser como de camelias
y frente a mi sorpresa aúlla
y en ese aullido
toca los confines del cielo
y esta vez lo sé
no habrá poema
que contenga ese grito.
Cuando volvía,
despeinada y maltrecha
me decía:
Eres un tonto
me veías volar y ni siquiera
intentabas alcanzarme.
Así cualquiera vuela alto.
Cuando volaba,
te veía sobre la cama esperándome
y cada vez más alto
me volvía más loca.
Inmensidad cerca del cielo
en esa soledad más que gozar,
el espanto se anudaba en mis ojos
y aterricé rápidamente
y ahora te prometo
volar siempre contigo
y en ese gesto
una vez más
moría.

Miguel Oscar Menassa
De "La poesía y yo"

viernes, 15 de septiembre de 2017

De "Al sur de Europa"

La vejez a mí, también, quiso tragarme.
 
Hubo un instante en mi vida que mis arrugas y mis dolores
tenían más fuerza que mi pensamiento. En ese instante fue
donde envejecí.
 
Cuando me di cuenta que el poder sobre mí no era yo sino
las palabras no envejecí más.

Miguel Oscar Menassa

lunes, 11 de septiembre de 2017

DESPUÉS DE LOS CINCUENTA


Después de los cincuenta espero dedicarme a vivir.
Y aunque la mano venga que nadie sabe de eso,
igual lo intentaré, pensando que versos he podido,
y el poema deja el camino libre para la vida. 


Y cuando los grandes candidatos de las artes y las letras
y cuando los políticos del alma se bajen los pantalones,
por un instante de vida vivida, de poesía inmortal.
Contestaré y no contestaré, tranquila, apasionadamente.

De atreverme a vivir después de los cincuenta años,
y de la herida por la cual sangra todo lenguaje
me siento estrictamente responsable, me duele a mí.

Y si vivo y si quiero vivir como una alondra en libertad
quiero decir, quiero abrir una puerta a los misterios:
Antes de vivir un instante, escribí todos los instantes.

Miguel Oscar Menassa
De "La patria del poeta"

PSICOANÁLISIS: LA VIDA del libro de Miguel Oscar Menassa "Psicoanálisis del amor"

 
Soy,
       lo que se dice,
                             un hombre aniquilado por los papeles.
Mi vida va pasando,
                              entre leves escrituras,
                                                              leves trámites burocráticos.
                                                                                                        Mi vida,
va pasando con el tiempo.
                                        Comer.
                                                    Dormir.
Desesperarme alguna que otra vez por el amor.
Ir huyendo de a poco de la vida,
                                                 temer de todo.
                                                                        De ronco aliento del mar,
de las poderosas letras de la máquina.
                                                          De mis palabras
                                                                                   y de tus besos mi amor,
                                                                                                                        tus besos,
tu boca abierta,
                        incansable y abierta,
                                                       manantial,
                                                                      agua fresca,
                                                                                         tus besos.
Te confieso:
                   ser,
                         quise ser,
                                        un hombre normal.
                                                                     Todo me salio mal,
y tengo miedo que la justicia se dé cuenta que poseo,
los últimos secretos del amor.
                                             Las bombas contra las bombas,
cada palabra contra cada palabra:
                                                    Soy inmune,
                                                                       heterosexual
                                                                                           y poeta.
Lo reconozco,
                       no soy moderno.
                                                 A veces,
                                                               siento mi cuerpo despedazado y loco,
un cuerpo sin razón,
                               sin límites precisos.
                                                             En esos instantes,
                                                                                         amo todos los cuerpos.
En esos instantes,
                           mejor es dejarse llevar,
                                                               ir olvidándose de todo.
Vivir no es fácil,
                         a veces una ráfaga infernal se lleva todo por delante,
 a veces ocurre,
                        fatal e inevitable,
                                                  la torpeza.
                                                                   A veces el amor,
 roza sin par,
                    la algarabía por vivir.
                                                     Tardes y noches y soledades,
apretujándose unas contra otras,
                                                 para ser,
                                                               instante único,
                                                                                      vuelo final.

A veces entre sueños,
                                  conquisto mi libertad.
                                                                   Ajada y vieja libertad,
pintarrajeada
                      y vestida con sedas para la fiesta,
                                                                         descansa,
ahora sobre mi lecho,
                                 entre mis genitales.
                                                               Necesitaba,
un poco de amor,
                            se parece a la muerte.
Y si canto por las mañanas,
                                           será tal vez,
                                                              que el mundo es agradable,
vivir,
        ameno,
comerse una ciruela en pleno verano,
                                                        fresco.
Hacer el amor,
                       entretenido.
                                          Morir,
                                                     natural,
                                                                 y todo en perfecto orden,
como ustedes pueden imaginarse,
                                                    un hombre,
                                                                      totalmente encaminado,
un hombre serio,
                          respetado,
                                           un muerto en vida.
Una palabra estampada hace siglos,
                                                       una vejez permanente desde la infancia,
lo que se dice,
                      -algunos libros escritos por algunos hombres-
el peso de la historia.
                                 Escribo por lo tanto,
                                                                 no para ser histórico,
sino más bien con el intento
                                           y no es poco decir,
de transformar el pequeño hombrecito,
                                                            que nos permiten,
                                                                                        las históricas leyes.

Insisto,
            algunos libros escritos,
                                               por algunos hombres.
Para empezar,
                       quiero empezar por el principio:
Vivir,
          no es,
                    eso que usted tanto defiende.
                                                                  Eso,
que usted argumenta con tanta pasión,
                                                          que no se lo permiten,
eso,
        eso es morir.
                             Vivir,
                                       es siempre,
                                                          una pasión contra uno mismo.
Un levantarse todas las mañanas,
                                                    terco,
                                                              empecinado,
                                                                                   voluptuoso,
                                                                                                     contra el día anterior.
Contra mi propia manera de ser,
                                                 contra mi famosa personalidad,
                                                                                                 mis ritos.
Vivir,
         os digo,
                      una flor que se abre,
                                                      cada mañana,
                                                                            diferente.
Cada mañana
                      un movimiento nuevo para el amor,
cada mañana
                     una circulación diferente.
                                                            La familia no existe.
Mi madre,
                 también es una historia.
                                                      Mi padre,
                                                                      esas palabras,
                                                                                            otros padres.

Vendavales de furia,
                                orgías de locas enredaderas,
creciendo hacia lo alto,
                                    hacia la nada,
                                                          embriagan mi ser.
Me recuerdan,
                       la primitiva ceguera donde el hombre,
pequeño y despiadado animal,
                                               mataba para comer.
Os digo:
             el amor,
                          es lo que vive en el propio centro de las tripas,
el resto,
             enseñanzas de la primera escolaridad,
aquel inolvidable padre nuestro,
                                                 rezado,
en brazos de mi madre,
                                     chupándole las tetas.
En el amor,
                   nadie entrega,
                                         y nadie recibe nada.
                                                                        Todo es invisible,
maceración sin huellas,
                                    sangre olvidada,
                                                              en el amor,
el crimen es perfecto.
                                  Limpio.
                                              Inolvidable
                                                               y no,
por la algarabía de su reinado que no existe,
                                                                    sino más bien,
por el olor,
                  el simple olor de carne humana,
                                                                   madura.
Fui,
       la fuga fugaz.
                           Una ilusión,
                                              poder partir,
                                                                   alejarse del mundo.
Sólo entre los recuerdos
                                      y algunas relaciones familiares,
conquisté el universo.
                                  Todo lujuria y vértigo,
                                                                     todo palabra.
Grandes espejos, disfrazados de conchas marinas,
mostraban entre sus valvas abiertas desmesuradamente,
                                                                                     el ojo,
violento del amor,
                            clavado en mi mirada.
                                                              Y todo era luz,
ceguera y luz.
                      Estábamos,
                                        lo recuerdo,
tomados de la mano,
                                 extendidos sobre la arena,
                                                                          muertos.
Vendrán tiempos,
                            donde no habrá precisamente,
                                                                           ni furia,
                                                                                       ni sonido.
Y te lo prometo,
                          en un tiempo más,
                                                       los niños y los poetas,
                                                                                         cagarán en el baño.
Y los ruidos orgánicos,
                                    por decreto,
cambiarán sus sórdidos sonidos de cloacas,
                                                                   por música de Bach.
Compuestos y almidonados,
                                            con el pene,
                                                               -planchado por mi madre-
de los días domingos,
                                   haremos el amor.
                                                              Y habrá fiesta,
en el corazón sublime de la esperanza,
                                                           y ese día,
                                                                           nos miraremos a los ojos.
Y mi cuerpo tendrá la arrogancia,
                                                    de saberme un hombre de bien,
y recitándote al oído,
                                 mi último poema,
                                                             "el amor existe"
hago estallar,
                    precisamente a media-noche,
                                                                 tu culo,
en mil fragmentos ambarinos,
                                             catarata de amor,
aguas dulces del orinoco sobre el mundo,
                                                                entre tus blasfemias.

De mi padre,
                     soy lo más brusco,
                                                   quiero decir,
                                                                        lo permanente.
Varias mujeres,
                         hacen la mujer.
                                                 Varios hombres,
                                                                            la guerra.
Una manera de decir,
                                  los encuentros son raros,
las dimensiones incomparables.
                                                 Un hombre,
                                                                     una mujer,
son,
        quiero decirlo,
                                el borde de un abismo,
                                                                    todavía prohibido.
De mi madre,
                     soy,
                             todo lo que vuela.
                                                         Lo que desaparece.
El milenario rimmel,
                               negro en sus ojos.
                                                            El carmín,
                                                                             en sus labios,
y el frenético tambor de sus tetas frente a mi sonrisa,
                                                                                de niño enamorado,
amante de la libertad,
                                 contaba empecinadamente el tiempo de su cautiverio.
Reloj de sangre.
 

lunes, 24 de julio de 2017

LLEGÓ LA POESÍA Y ME DIJO


Un sí o, bien, un no, me hicieron
abrir nuevos caminos, abandonar caminos.
 
Hasta que topé, una noche, con la Poesía
me la pasaba volando de un lado para otro
según el capricho de mis tiernas amadas
que del amor, sólo sabían hacer el amor.
 
La Poesía me dijo con solvencia:
Para vivir, un hombre, no necesita volar
menos aún de un lado para otro tras su amada.
Un hombre debe tener los pies a la altura de los pies.
 
El alma al alcance de una breve caricia,
el sol sobre la tierra a la hora del sol,
el cuerpo y la palabra cual ríos disponibles
y a la noche algún sueño, una historia de amor.
 
Un hombre tiene todas sus esperanzas en el hombre.
Un hombre tiene como bandera la libertad.
Le da agua al sediento y lucha por un trozo de pan
y ama, hace como que ama pero no sabe amar.
 
Un hombre, dijo la Poesía, con severidad,
un hombre sabe que morirá y no le importa.
Sabe que muere cuando escribe y, sin embargo, escribe.
Sabe que cada amor le mata y, sin embargo, se enamora.
 
Un hombre, le dije, ambiciona volar
y aunque no pueda no le importa.
Ambiciona volar, ama la ilusión de volar.
Sentir en ese instante que algún día...
 
Un hombre, Poesía, es capaz de matar,
es capaz de comerse el corazón amado,
quitarse de la boca con asco un beso de amor
y amar, de sus cautivos amantes, el dinero.
 
También una tarde cualquiera un hombre
se deja acariciar por una brisa, un aire,
un sentimiento lo golpea en el pecho
y el pobre hombre cayendo se enamora.
 
Y hace como si tuviera sangre en las venas
y salta y corre y se acaricia con frenesí
y quiere entregarse, totalmente, por amor
y, ahí, viene la policía y lo encarcelan.
 
¿Me sigues, Poesía? Del hombre hablamos.
Es capaz de morir por ideales falsos
capaz de hacer la guerra por casi nada
dejar morir su otra mitad, en silencio.
 
Se mete en el centro del volcán y lo desafía.
Quiere atravesar los océanos con su cuerpo,
tocar la inmensidad, el cielo con sus versos
agujerear el vientre de la montaña, la piedra.
 
El hombre quiere llegar con sus latidos
al centro desconocido de la tierra,
a la vida íntima de todos sus amantes,
quiere llegar, al corazón de las cosas.
 
Y se enamora, Poesía,
y se pudre como una flor al sol
cuando alguien se muere o lo abandona.

Miguel Oscar Menassa
De "Al sur de Europa"